mircoles, 05 de octubre del 202205 de oct del 2022

Todos los derechos reservados, propiedad intelectual ©2022 TZMG Media.

Morir en soledad y no ser reclamado fenómeno en aumento en Puerto Vallarta

Esta mañana una mujer de la tercera edad y de origen extranjero murió en soledad en el Hospital Regional de Puerto Vallarta, ella ingresó el fin de semana tras caer de la azotea de su casa, debido a se incrustó algunas varillas su estado de salud era delicado y murió este miércoles, sin embargo no tiene ningún familiar ni conocido en la ciudad, por lo que seguramente sus restos serán acumulados junto con los de otros cuerpos no identificados en la morgue de la ciudad. 

Esta misma situación le pasó a otro hombre extranjero  que murió en el mismo hospital, entró enfermo  el 11 marzo, sin embargo al no tener tampoco  familiares su cuerpo fue trasladado este martes a las instalaciones regionales del Instituto Jalisciense de ciencias forenses, en espera de que alguien lo reclame. 

Reciente en Puerto Vallarta hemos visibilizado el fenómeno de morir en soledad, muchos de los casos son personas que no son originarias del puerto, extranjeros y mexicanos que radican en vallarta y que por algún motivo de enfermedad o accidentes y sin tener a alguien que vele por ellos mueren y sus cuerpos no son identificados.

Tan solo este año once personas han muerto en esas circunstancias y sus cuerpos permanecen en los descansos sin que nadie los haya reclamado. 

Según lo consultado por este medio del Registro de Personas Fallecidas sin Identificar, del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, del 2018 a la fecha hay un total 106 personas que han muerto y que permanecen en la morgue. 

Sobra decir que ninguno ha sido reclamado por algún conocido, familiar o ser querido; se desglosa que 20 permanecen en el estatus de desconocidos, pues solo encontraron restos óseos o fragmentos de cadáver. 

Un total de siete son mujeres y 79 son hombres, de los cuales 33 tienen varios tatuajes como seña particular para su identificación. 

Entre las coincidencias que la mayoría de los casos tiene, están, las edades, todos oscilan entre los 45 y los 65 años de edad y una gran mayoría son extranjeros. 

Esta situación aunque triste es muy común en Puerto Vallarta, entre las circunstancias que engloban estas muertes podemos resaltar dos situaciones:

La primera es el fenómeno de migración interestatal, personas que viajan solas y buscan trabajo en el puerto pero que terminan en situación de indigencia y por algún motivo mueren sin haberse comunicado con familiares. 

A pesar de que en el municipio hay programas para regresar a su lugar de origen a personas en esta situación, para algunos es más cómodo vivir de las dádivas aunque ese tipo de vida representa más riesgos  

La segunda vertiente radica en la inmigración de países como Estados Unidos, Canadá e incluso Francia, son extranjeros que vienen a vivir su vejez y retiro en esta ciudad y que por alguna circunstancia mueren y no son reclamados por la embajada o ningún familiar.

Es por eso que morir en soledad y no ser reclamado, es un fenómeno que va en aumento, en Puerto Vallarta.

GM